Ante cualquier signo de debilidad en la economía estadounidense, el dólar perderá valor previsiblemente.

Así ocurrió con los últimos datos de inflación. Hay que acostumbrarse, dicen los analistas.

El dólar enfila otro año a la baja, especialmente en su cambio con el euro, que ganó un 12% frente a la divisa estadounidense en 2017.

Ya sea por la preocupación sobre la baja inflación y el mediocre crecimiento de Estados Unidos o por el optimismo acerca del fortalecimiento de la economía de la eurozona, parece que no faltan razones para apostar contra el dólar en 2018.

Los analistas no esperan que subidas adicionales de los tipos de interés den respaldo al billete verde. En cambio, afirman que los signos de que el Banco Central Europeo está retirando su política de dinero fácil contribuirán al avance del euro frente al dólar.

Citibank, por ejemplo, espera que la divisa estadounidense caiga otro 5%. Deutsche Bank (DE:DBKGn) figura entre los más alcistas sobre el euro, al pronosticar un cambio del EUR/USD de hasta 1,30.

Fuente: “investing.com”