© Reuters

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido en su encuentro de hoy mantener sin cambios los actuales tipos de interés de la eurozona, situados en el 0,00%, en una decisión ampliamente esperada por el mercado.

Del mismo modo, el tipo de facilidad con el que el banco central bonifica (en este caso penaliza) los depósitos de las entidades financieras en sus arcas se quedará en el -0,40%; mientras que el tipo de interés marginal se mantiene en el 0,25%.
La entidad ha aseverado en su comunicado que espera que los tipos se mantengan en los niveles actuales, o incluso inferiores, “durante un periodo prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos”.
Asimismo, la autoridad monetaria ha optado por mantener la vigencia del plan de compra de activos hasta el mes de marzo, con una dotación presupuestaria de hasta 80.000 millones de euros hasta marzo y de 60.000 a partir del mes de abril. Como en anteriores ocasiones, la entidad ha insistido en su propósito de dar prorrogar el plan de estímulo más allá de diciembre si fuera necesario.
“Las compras netas se llevarán a cabo paralelamente a la reinversión del principal de los valores adquiridos en el marco de este programa que vayan venciendo. Si las perspectivas fueran menos favorables, o si las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso del ajuste sostenido de la senda de inflación, el Consejo de Gobierno prevé ampliar el volumen y/o la duración de este programa”, ha explicado.

Rueda de prensa de Draghi

Tras la publicación de la decisión de la entidad en relación a los tipos de interés, se espera ahora la tradicional comparecencia ante los medios de comunicación del máximo directivo de la institución, Mario Draghi, a las 14.30 horas.
El gran objetivo de periodistas e inversores será tratar de buscar en las palabras de Draghi detalles sobre cuándo podría comenzar la entidad a la retirada gradual de los estímulos con la reducción de su programa de comprar de bonos, el denominado “tapering”.
Asimismo, el máximo portavoz del banco de bancos europeos tendrá que hacer frente a posibles preguntas sobre el último repunte de la inflación en el mercado europeo, y sobre si la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos y las intenciones de la Reserva Federal (EE.UU.) de acelerar las subidas de tipos afectarán los planes de la institución europea.

Fuente: “investing.com”