Ingreso de divisas por turismo presiona al tipo de cambio en inicio de 2018

En el comienzo de año el dólar mantiene la presión a la baja que había retomado en noviembre pasado, pese a las fuertes intervenciones que realiza el Banco Central (BCU) para intentar dar soporte a la divisa.

Solo en la primera semana de enero, la autoridad monetaria realizó compras directas por
US$ 104,5 millones sobre un total transado de US$ 175,2 millones. Sin embargo, el billete verde cerró la semana con un descenso de 0,53%, a $ 28,61 en el promedio del mercado mayorista, un valor similar al que tenía a mediados de agosto de 2017.

En un escenario marcado por la debilidad global del dólar, el BCU ha tenido en el último tiempo un rol clave, primero para evitar que la divisa dejara la franja de los $ 28 y más cercano en el tiempo para mantenerlo próximo a los $ 29.

Una fuente de mercado cambiario consultada por El Observador indicó que con el comienzo del verano el fuerte ingreso de divisas por turismo es un factor “extra” que contribuye a “alimentar” las presiones a la baja en la cotización.

De todas formas, añadió que para las próximas semanas puede esperarse un escenario de “cierta estabilidad” del tipo de cambio, “sin grandes sobresaltos” en una u otra dirección. Y con el BCU “marcando presencia” para evitar presiones excesivas.

La cotización del dólar es seguida muy de cerca por parte de las autoridades del equipo económico. Los técnicos del BCU mostraron su preocupación por la evolución del tipo de cambio en el último informe del Comité de Política Monetaria (Copom) difundido el pasado viernes 29 de diciembre.

“Durante 2017 se observó un marcado proceso de cambio de portafolio favorable a la moneda nacional, junto a un perfil creciente de las tasas de los títulos nominales del BCU a lo largo del último trimestre”, señalaron los principales responsables de los servicios técnicos junto a las autoridades del organismo. El BCU ha adquirido alrededor de US$ 3.500 millones (más del 6% del PIB) a efectos de evitar que el cambio de portafolio resulte “en presiones excesivas sobre el tipo de cambio que afecten el nivel de actividad y el empleo”, explicaron los participantes del Copom.

Fundamentos para valor actual

El economista de Vixion Consultores, Aldo Lema dijo este viernes que considerando los fundamentos actuales de la economía uruguaya no hay atraso cambiario. “Definitivamente hay un mayor impulso externo, hay una reactivación de la demanda desde Argentina y Brasil, hay más inflación en dólares en nuestros vecinos y Uruguay está creciendo incluso más que ellos”, afirmó Lema en declaraciones a Radio Carve.

“Uruguay está enfrentando un escenario que justifican el tipo de cambio quizás donde está. Obviamente que eso impone desafíos para algunos sectores que no se benefician como otros de este mayor impulso externo”, añadió. Hoy los “ganadores” son el consumo y en especial el turismo que va camino a concretar otra temporada récord. En la otra vereda, los más perjudicados son los sectores transables tradicionales que ven afectada la rentabilidad de sus negocios, explicó.

Al alza en Argentina

En Argentina, el dólar minorista se disparó el viernes 25 centavos y terminó la rueda a 19,21 pesos argentinos, tras tocar un pico de 19,26, según el promedio que realiza el Banco Central (BCRA). Las internas dentro del gabinete económico de Mauricio Macri, que terminaron con la relajación de la política monetaria, divorciaron los movimientos del peso de los de sus pares de la región y llevaron a la volatilidad cambiaria local a cuatro veces su nivel habitual.

Por su parte, en Brasil, el real cerró casi sin cambios en 3,23 unidades por dólar. En la semana, la moneda local se apreció un 2,44% frente al billete verde.

 

Fuente: “https://www.elobservador.com.uy